martes, 6 de mayo de 2008

Navarra, el estado prohibido de los Vascos

Nabarra, el Estado prohibido de los Vascos.

Dentro del panorama tan desolador, que presenta la política vasca, ha nacido un movimiento ciudadano, al margen de todos los partidos políticos y sin ninguna conexión ni dependencia, económica ni ideológica.
Este movimiento ciudadano, tiene detrás de si, un fuerte respaldo ideológico, filosófico, jurídico e histórico. Esta apoyado en el rigor histórico y pretende difundir, la verdad de la historia del Estado Nabarro (antiguo Reino de Nabarra)
Este rigor afirma, que el Reino de Navarra, fue conquistado por métodos VIOLENTOS por el Reino de Castilla y posteriormente por el Estado Español y francés. Dicha violencia, se ha venido aplicando contra el pueblo Navarro, desde hace más de 800 años y actualmente en el siglo XXI, dicha violencia (Institucional) todavía continúa.

Los intentos por acabar, con la identidad y la lengua de los Nabarros (el euskera) se han extendido durante todos estos siglos, resumiéndose en nuestros días, con otra realidad incontestable, la Tortura a independentistas Nabarros. Tortura que ningún representante del estado Español, condena.
En vista de la actitud de criminalización, que los diferente gobiernos en la historia de España, han aplicada a los Nabarros, los componentes de esta plataforma ciudadana, abogan, por la recuperación y la libertad del Estado Nabarro.
Dicho estado estaría compuesto, siempre que sus ciudadanos lo decidan libre y democráticamente por: Behenafarroa, Zuberoa, Lapurdi, Burgos (Miranda de Ebro) La Rioja, Alto Aragón, Navarra, Bizkaia y Alava.
Consideramos que el Estado Nabarro y ante la imparable marcha de la globalización, es la única solución que nos queda, para perdurar en la historia como pueblo y cultura.
Los datos económicos de una supuesta independencia, demuestran que sería totalmente factible. Basta con sumar, la renta percapita de Navarra, Euskadi,la Rioja y las provincias Francesas y las cuentas nos colocarían a la cabeza de los paises del mundo.
Esto es lo que realmente dá miedo. Esto es por lo que los Españoles luchan. Sin nuestro dinero, las pasarían canutas. No hubieran entrado en Mastrich.
El conflicto Vasco-Navarro, se llama dinero.
Ante los continuos ataques, que sufre nuestro estado, dividido actualmente en cachos, y vistas las últimas declaraciones del Presidente español, hacemos un llamamiento a todos los Navarros, a secundar y apoyar la campaña por un Estado Propio Nabarro y conseguir desligarnos definitivente del Estado Español y Francés.

Gora Nabarra libre.




“ Juntos vivimos, juntos decidimos “
J. Luis Rodríguez Zapatero

1 comentario:

Iñigo Saldise Alda dijo...

Kaixo eta ongi etorri.
Aupa y bienvenido al mundo de la blogesfera Nabarra.

A continuación te pongo un artículo de mi blog ( http://soberaniadenavarra.blogspot.com ), que igual te interesa. He añadido éste blog a mis enlaces con el nombre de ARABA NABARRA DA.

Aurrera napartarra.

Trebiño
Iñigo Saldise Alda

El estatuto de la comunidad autónoma de Castilla-León impide que Trebiño se desvincule de la provincia de Burgos y pase a integrarse en Araba. Un deseo de la mayoría de los habitantes de Trebiño, plasmado durante y tras la dictadura franquista con mayor fuerza. Este es un ejemplo claro de la llamada democracia española, heredera de la dictadura del generalísimo.

El Diputado en Cortes, Olabarria, denunció tras conversar en esas Cortes del Reino de España con políticos del P.P. que "el enclave de Treviño se ha convertido para algunos partidos en el paradigma de la unidad de España".

Respetando siempre la elección de los habitantes de ese condado, cuya opción es la de integrarse en la provincia de Araba, pasemos a ver cuales son sus antecedentes históricos para reivindicar su inclusión en ese territorio vasco. Comencemos por la organización territorial (moderna) del Reino de España.

En el año 1833 se formula la división del territorio de España en forma de provincias, como hemos llegado a la actualidad, sumándose a ellas la provincia de Navarra, tras la conversión forzada del Reino, tras la derrota de la primera guerra carlista y la Ley mal llamada Paccionada. En esta división el condado de Trebiño fue integrado en la provincia castellana de Burgos.

Previamente, en el año 1646 se intentó (re)incorporar el condado a la Hermandad, otros dicen provincia, de Álava. Para algunos este dato demuestra la unidad de Treviño y Álava, comparándola con la real incorporación de Oñate a Guipúzcoa o las Encartaciones a Vizcaya, siempre bajo la estructura estatal del Reino de España.

En 1417, Vitoria, Salvatierra y Treviño conformaron la Hermandad dentro de la corona castellana. Este régimen de Hermandad es la continuidad del creado en el año 1358. En ella participaban no sólo ciudades o villas de la actual Álava, sino otras villas, pueblos y ciudades que, al igual que las alavesas, formaron parte del Reino de Pamplona o Navarra. Así: Logroño, Nájera, Santo Domingo, Miranda, Briones, Salinas de Añana, Salinillas, Labastida, Portilla, Lapuebla de Arganzón, Peñacerrada, Santa Cruz de Campezo y Haro.

Si acudimos al origen, nos podemos preguntar quién fundó y otorgó fueros a la villa de Trebiño. Pero aún antes, hay que citar otro hecho importante. En dicha localidad existía un castillo defensivo navarro; en diferentes documentos podemos encontrar a sus tenentes o funcionarios, en forma de alcaides, desde el año 1076. En el siglo XII, concretamente en el año 1161, el rey vasco(n), Sancho VI “el Sabio”, concede el título de villa a Trebiño. Este dato lo podemos encontrar en una inscripción de la ermita, antigua iglesia, de San Juan.

Durante la conquista de 1200, esta villa navarra, con su castillo, aguantó las acometidas de las tropas invasoras castellanas.

Nunca fue rendida, pero las circunstancias estratégicas de la guerra obligaron a su intercambio por otras plazas navarras situadas más en el interior del territorio navarro, y por ello más peligrosas en cuanto avanzadilla castellana. La imposibilidad de poder enviar ayuda a los sitiados de Gasteiz, tras más de nueve meses de asedio castellano, fue una de las claves de la entrega de la inexpugnable villa de Treviño, lo cual significó una perdida incuestionable para la posterior defensa de la soberanía del Estado de los vasco(ne)s, Navarra.

Iruñea, Noviembre de 2007