viernes, 29 de mayo de 2009

Los caminos para la creación de un estado Vasco


Ayer jueves día 21 de Mayo de 2009, gracias al trabajo que realizo habitualmente, tuve la oportunidad de escuchar una conferencia organizada por Iniciativa Internacionalista, dentro de la campaña para las elecciones europeas.

En dicha conferencia, intervino Arnaldo Otegi en calidad de invitado, junto al presidente de Izquierda Castellana y un representante de la izquierda independentista catalana (con la voz ronca por culpa del Barsa). La sala se abarrotó de gente.


Explicaron durante sus intervenciones, la composición tan heterogénea de partidos e ideas que forman la coalición y resaltaron el compromiso de izquierdas y de respeto a todas las culturas como eje principal de dicha unidad.

No es de extrañar ver y escuchar a independentistas catalanes manifestando estos conceptos, pero lo agradable y lo desconocido para todos es que en Castilla, haya también un germen de pueblo que opta por la solidaridad y el reconocimiento de los demás pueblos. Estos movimientos populares han llamado a las puertas de la izquierda abertzale, para (según los ponentes) ofrecer ese espacio que constantemente niegan los gobernantes españoles con las ilegalizaciones, al votante abertzale de izquierdas.


Yo a priori y tal y como se desenvolvieron y expresaron los ponentes, les doy un voto de confianza a sus palabras y puedo creer en ellos, pero sin que antes se me venga a la memoria también, como los socialistas españoles del POSE, antes de la muerte de Franco, también llamaron a la puerta de los movimientos vascos para darle un empujón, a aquel movimiento de “izquierda” que prácticamente no existía y los formaban cuatro gatos. No es desconfianza es simplemente memoria.

Lo sorprendente y lo recalco Otegi, es que desde el propio estado español, sean los movimientos populares los que aglutinados en esta candidatura, se acerquen a la izquierda abertzale y les ofrezcan esta posibilidad. Otegui agradeció este gesto y pidió el voto en estas europeas de todos los abertzales de izquierdas para esta iniciativa.

Añadió que un buen resultado en estas europeas de esta candidatura,

“supondría un paso hacia delante, a sumar a lo conseguido en la pasada huelga general.

Otegui entono el MEA culpa, en el sentido de que la izquierda abertzale no ha conseguido materializar en estos 10 años, lo alcanzado con el documento de Lizarra-Garazi. Evidentemente matizó que la actual situación de cerco total contra la izquierda abertzale, (cientos de detenidos en las cárceles) tampoco favorece en absoluto.


Utilizó constantemente y es aquí donde comienza mi única crítica, la frase:“la creación de un estado vasco”. refiriéndose a los movimientos a realizar para el próximo otoño “crear un movimiento soberanista que aglutine a todas las fuerzas abertzales (Mencionando también a los votantes del PNV independentistas) y que apoyados por mediadores internacionales, creen las condiciones necesarias para que se de un proceso de negociación, que nos pueda llevar a la creación de un estado vasco.


El único matiz que no me convenció de toda la intervención de Otegi fué la palabra “ Crear”, es hay donde radica nuestra deriva y es en esta palabra, donde se ve la victoria de los conquistadores españoles y franceses. Nos están venciendo, nos han llevado a su terreno, han conseguido el olvido de nuestra memoria. Nos han quitado el argumento más importante a la hora de plantarles cara. Crear un estado es automáticamente síntoma de debilidad argumental, frente al pueblo que necesitas para ello. La palabra “Crear” sugiere automáticamente incertidumbre y es utilizada con maldad por el régimen en su beneficio, para que el propio pueblo rechace el cambio.

Sabino Arana ya utilizó esta palabra y tras 100 años de intentar “Crear” un estado Vasco, la consecuencia ha sido, que sus dirigentes actuales se hayan convertido en los abanderados del nacionalismo vasco-español.

Nosotros proponemos, que el polo soberanista que se pretende impulsar para el otoño de 2009, vaya es esta dirección, la reinstauración del Estado de Nabarra. Nada nuevo, nada inventado, real, en historia, cultura y tierra. Se puede tocar, tiene ojos voz y lengua. Esta ahí y siempre estuvo ahí, en cada palabra en euskera que pronunciamos.


¿Crear lo que ya está creado? Nosotros pensamos, que esa es la trampa en la que llevamos cayendo una y otra vez los vascos, a la hora de reclamar nuestra independencia.

El recorrido que supone la creación de un estado en el tiempo, es demostradamente más largo y costoso que la Reinstauración de un Estado que ya existíó y que fue conquistado militar y colonialmente por estados extranjeros. Este es el argumento, que nos da la razón a nivel internacional, para pedir y exigir y reclamar la recuperación de nuestro estado vasco. Estas razones tienen suficiente peso legal y valor internacional, para permitirnos acelerar el proceso que nos lleve hacia la independencia.


Tampoco creemos que para la consecución de un estado, una formación x con una ideología concreta, tenga que erigirse en la punta de lanza del movimiento civil y pueda conseguir aglutinar a todos los sectores del pueblo en esa dirección. Las ideologías políticas son un paso posterior a la consecución del estado. EL movimiento soberanista ha de ser desde el inicio un movimiento civil , aglutinante y popular, al margen de todas la ideologías políticas, puesto que la iniciativa popular, le adjudica a nuestra reivindicación automaticamente, el caracter de legitimidad indiscutible ante todos los actores que intervienen en la solución de conflictos.

Despues de la independencia ya decidiremos democráticamente ,con que modelo de sociedad deseamos gobernarnos.


La estrategia que según comento Otegi, “que tenemos que buscar” ya tiene nombre y se llama Estado de Nabarra y parece ser que solo unos cuantos la hemos encontrado y que el resto de partidos abertzales, andan a la deriva en busca de la estrategia perdida.


La configuración de una mayoría que nos posibilite una negociación( “si o si” en palabras de Otegi), con el estado español, traerá consigo y los sabemos todos Rebajas y más rebajas, puesto que estaríamos negociando en inferioridad de condiciones.

La estrategia que hay que encontrar se llama Estado de Nabarra, aglutinando a todas las sensibilidades políticas y territoriales, haciendo con mayúsculas política de estado en vez de política de partido.


Esta es la estrategia nacional que proponemos.

Primero, difusión y aglutinación de todos los sectores sociales y de base en pos del Estado de Nabarra como único derecho histórico y objetivo irrenunciable.

Segundo, realización de referéndum popular, al margen de las instituciones vasco-españolas a favor o en contra de la Reinstauración del Estado Nabarro.

Tercero, En caso de aceptación, creación del gobierno provisional de Nabarra, y entonces Si

Cuarto, Negociaciones de estado a estado, de tú a tú, con los gobiernos de Francia y España, amparados con la ayuda de los observadores internacionales, para que reconozcan nuestras fronteras, abandonen nuestras instituciones y firmen un pacto de no agresión militar y paz definitivamente verdadera.

Conseguir menos que esto supondría volver al pacto con España y de sobra sabemos por la historia, el incumplimiento constante de todos los pactos firmados con españoles.


Sin estos objetivos mínimos, el problema político vasco volverá a continuar enquistado en nuestra cultura y para siempre en la eternidad.

1 comentario:

Sáenz dijo...

Pues siento decirlo pero con los castellanistas habrá que darse de ostias, porque no renuncian a La Rioja así los maten, y eso que ya hemos dejado más que claro (yo soy navarro de Rioja) que Rioja no es Castilla y que no queremos saber nada de ellos. ¿Que te parece el tema que introduzco? es espinoso