martes, 5 de mayo de 2009

Que en Nabarra empieze a amanecer

La última conquista de los españoles 2009 d.c.



Hoy ha vuelto a amanecer en Euskal Herria. El Agur de Ibaretxe y la entrada como elefante en cacharrería del Presidente Francisco López, ha coloreado el atardecer de un día que puede pasar a la historia.

Hoy comienza una nueva época dentro, de las mil y una épocas que los pueblos vascones han visto a lo largo de su historia.

Hoy el poder español se ha vuelto a manifestar irreductible, unificado, sin escrúpulos ni morales, ni semánticos. El poder español ha escenificado hoy la toma de algo parecido al Castillo de Amaiur, el parlamento Vasco, último reducto y bastión, de la poca soberanía que le quedaba al gobierno Vasco del Lehendakari Aguirre, ha caído de nuevo en manos del invasor.

Han utilizado todas las artimañas y la violencia jurídica que han necesitado para conseguirlo, pero afortunadamente hoy gracias a las declaraciones de Aznar y Mayor Oreja, nos hemos dado cuenta que aquella masivas elecciones que perdieron Oreja y Redondo Terreros, eran el preludio de un plan bien ejecutado, que al final les daría a largo plazo el resultado deseado.

Lo que perdieron en las urnas lo han ganado con sentencias judiciales hechas a la medida del objetivo, quitar como sea a los Vascos del gobierno.

Como siempre mi envidia más corrosiva, por ver como funciona la unidad de los españoles y que divididos nos encontramos los vascos.

Lo del amanecer no es adorno sino la constatación, de que hasta hoy los vascones hemos vivido entre las oscuridad de la noche y las trampas del Estatuto, engañados con sueños de soberanías falsas que nos han contado en castellano algunos vascos, y nos sentimos agredidos al encontrarnos de cara con la falsedad del castellano, que nunca cumple palabra y que esconde tras la mano, una ley hecha siempre contra lo vasco.

Hoy los personajes políticos nacionalistas vascos, han escenificado en primera persona el rodillo español y duele y duele porque saben que durante cuatro años, van a tener que tragar sentados en esos escaños que en un tiempo ellos tanto defendieron y adoraron, pero que ahora les han devorado.

Defender un pacto con España ha sido el cantar de los últimos años y la respuesta del español ha sido como siempre el decretazo y la imposición, con jueces, policías, periodistas, militares o con lo que sea, con tal de mantener la unidad de España.

Creemos que ha llegado el momento de salir de la oscuridad y comenzar a andar. El Sr. Arzallus ha lanzado la pelota comentando:

"Llegados hasta aquí, el PNV se tiene que plantear no participar en unas elecciones españolas. Es decir, ha llegado el momento de decirle a Madrid que de esta manera, no. Ellos han roto la baraja. Si faltan los mínimos democráticos, si incluso gobiernan aquí rompiendo intencionadamente los mínimos democráticos, pues hay que decirles que ya basta".

Esto ya lo hizo Herri Batasuna hace más de 30 años porque “se negaban a jugar en una partida con las cartas marcadas “y les insultaron y les llamaron de todo.

Hace siglos que sabemos que no se puede jugar con España ni a las canicas, que solo nos queda un camino que es, el de la unidad de todos los independentistas en pro de un solo objetivo, un solo camino, una sola estrategia. Vale ya de perder el tiempo en ese parlamento vasquista, que nos gobernará en una sola dirección y siempre conectada diariamente con la Moncloa.

Los parlamentarios que se autodenominan nacionalistas y abertzales, no debería acudir a partir de mañana al parlamento, sino que deberían de ir a sus oficinas a trabajar por la independencia, siendo honestos consigo mismos y rechazando las humillaciones que los españoles nos están haciendo padecer constantemente.

Hay que comenzar a gestar la ruptura civil, puesto que es el único camino que nos queda para conseguir nuestra independencia como pueblo, visto el resultado obtenido por la lucha armada.

Tenemos un pueblo

Tenemos la tierra

Tenemos la lengua

Tenemos nuestra historia

Hemos tenido nuestro estado que fue Nabarra

Solo nos falta independizarnos unilateralmente de los estados francés y español amparándonos en las leyes internacionales y en la razón que nos da la historia y el instinto de supervivencia que tienen los pueblos.

El pueblo ha de ser el motor que nos traiga la independencia, puesto que a la vista está, del fracaso de nuestros partidos llamados vascos o abertzales, que no han conseguido avanzar en el objetivo ideológico de conseguir la Unidad de la Nación Vasca.

Únete al movimiento civil por la Recuperación del Estado de Nabarra, el estado de los pueblos Vascos.

No hay comentarios: