domingo, 19 de julio de 2009

Preparándonos para el día N

La preparación para la consecución ideológica y política de nuestra razón como país, esta resultando a la vez de interesante, altamente clarificante. Según nos vamos adentrando en el conocimiento de más datos históricos sobre nuestro pueblo, van aflorando sin querer nuestras actuales contradicciones.
Unas son de tipo personal, reflejadas en modos de hablar que utilizamos en muestra vida cotidiana y otras a nivel de conductas de pueblo, que muchas veces nos desacreditan como tal.
A modo personal, son innumerables los vocablos que utilizamos sin darnos cuenta, de tanto haberlos oído, que contradicen totalmente la idea que conlleva el independentismo.
“La coletilla de Euzkadi, la palabras vasco y navarro como contraposición, la palabra lehendakari, las elecciones ,Navarra, democracia, Fueros, la República española, nuestra amada y ultrajada ikurriña etc.” son conceptos que desde las posturas por la independencia de Navarra, resultan totalmente antagónicos y han sido convertidos gracias a la astucia de las armas de la comunicación, en significados que niegan sistemáticamente la soberanía de este pueblo.

Llaman democracia, a un sistema que niega continuamente a este pueblo su poder de decisión.
Laman lehendakari, a un siervo de los palacios de Madrid que mal gestiona una parte troceada de nuestro país.
Llaman Fueros a unos derechos abolidos, que solo aparecen reflejados en un monumento que jamás se inauguro.
Llaman Navarra y proclaman el sentimiento de navarridad, a la provincia residual del antiguo y extenso Reino de Navarra, gobernada por los descendientes de los ocupantes.
Hablamos de la Republica española, en homenaje a lo que ocurrió y que todos hemos padecido, pero que no se nos olvide que también fue un estado que usurpaba al nuestro.
Utilizan la ikurriña hasta en las manifestaciones del PP y portan en sus solapas, ese símbolo que cada día va perdiendo más fuerza y que han arrinconado como significado real para solo un trozo de nuestro país.

El pueblo mientras tanto, ideológicamente amordazado en la tarea infrahumana de pagar los créditos y sacar a las familias adelante. Esta esclavitud inconsciente, nos lleva a cada uno a tomar posturas individuales , que van en contra de nuestros intereses como clase, unidad y pueblo.

A medida que pasan los días y la historia me va gratificando, con más razones por la conveniencia de recuperar nuestra libertad como pueblo, todas estas contradicciones, van encajado en su lugar del puzzle y adquiriendo de nuevo la forma del mapa político de Nabarra Osoa. Automáticamente este mapa adquiere la forma de estado y el significado de la palabra Estado, me lleva directamente a agrupar en un solo concepto, todas las ambigüedades que en la actualidad manifiesta este pueblo. El concepto de recuperación del estado reagrupa por inercia en una sola reivindicación, todas las causas de lucha abierta que este pueblo mantiene en la actualidad.
La indefensión que padece este pueblo, solo se podrás solucionar cuando este pueblo tenga un estado que le defienda. Los presos volverán a su tierra, cuando haya un estado que los reclame. El Euskera podrá estar normalizado, cuando haya un estado que lo oficialice como lengua.
Solo se podrá conseguir la PAZ, cuando tengamos nuestro propio estado que firme la paz. Para llegar a ser estado independiente, primero hay que empezar por sentirnos ya independientes y por comenzar a demostrarlo. Si buscamos la ruptura hay que empezar por romper y una magnifica manera es utilizando el lenguaje y los símbolos consecuentes con nuestros objetivos y desdeñando las instituciones, logos y conceptos que a diario nos imponen los estado ocupantes.

No a la participación de los partidos navarros, en las instituciones españolas y francesas impuestas en Nabarra.
No a las elecciones y a la democracias impuestas en Nabarra.
No a la Monarquía y a la República española y francesa.

No hay comentarios: