lunes, 3 de agosto de 2009

El día de la libertad


Askatasunaren Eguna
Orreaga iritzi taldeak, Askatasunaren egunean,
Orreagan ospatuko den ekitaldira gonbidatzen zaitu.

Bilkura goizeko 11.00etan izango da.
Abuztuak 15, Askatasunaren eguna

Orreagan, bertan bildu garenok, zuzenki ordezkatutakoek, eta ekitaldi honetan baieztatzen den guztiarekin bat egiten dutenek, Subiranotasun Osoko Biltzarra osaturik eta Orreagako balentria hartan parte hartu zuten abertzaleen eta gaur arte, helburu berak defendatu dituztenen oinordeko gisa dugun zilegitasuna aintzat hartuz, Adierazten dugu Askatasun egunaren data hau, Jai Nazionaltzat aldarrikatzen dugula, gure Herriaren instituzionalizazio bidean eta inoiz euskaldunok izan, mantendu eta onartu dugun Nafar Estatua berreskuratzeko lehen urratsaren sinbolo bezala. Helburu honen alde, gure konpromezu politiko guztia eskaintzen dugu eta gure herriko gainontzeko herritarrei adierazpen hau babes eta bultza dezaten eskatzen diegu.

Orregan, 2009ko abuztuak 15.
sábado 1 de agosto de 2009

"ES HORA DE CAMBIAR DE RUMBO"

"ES HORA DE CAMBIAR DE RUMBO"

Orreaga (2009.8.15)

La victoria vasca sobre los francos en la que se conoce como la tercera batallade Orreaga (Roncesvalles) en el año 824, dio dar lugar a un concurso de circunstancias especialmente favorable que impulsaría a los principales líderes políticos de nuestro pueblo a llevar la organización política que ya poseían hasta su nivel más alto y completo, constituyéndose en Reino, es decir, en un Estado independiente, unificado y soberano.

Este era el único modo de hacer frente eficazmente a futuras agresiones y pretensiones imperialistas franco-hispanas, proteger su organización social, sumodo de vida, y verse libres del yugo extranjero.Su firme determinación y acierto estratégico supuso la fundación y consolidaciónde una institución jurídico-política soberana como escudo protector de toda unacivilización multimilenaria.

El Reino de Pamplona-Nabarra ha sido el instrumento que nos ha permitidopoder llegar a ser lo que todavía hoy somos: una colectividad humanaespecifica, consciente de su propia identidad, un pueblo en definitiva.Este pueblo, que ha sabido absorber a través de los siglos todo elementocultural beneficioso, y que actualmente se encuentra ocupado, se resiste adesaparecer, pues se siente portador de una cultura humana, de un modo deser, de una vivencia particular de la realidad, de la que la lengua vasca es elfundamento y la esencia.

En estos tiempos de desorientación y crisis en la conciencia política vasca, senos ha venido proponiendo, supuestamente con buena intención, la construcciónde Euskal Herria como objetivo. Esa propuesta nos parece un error de perspectiva y una formulación incorrecta,fruto de la ignorancia sobre nuestra propia Historia que el imperialismo ha logrado incrustar en nuestras manipuladas conciencias. Es preciso invertir en un serio y duro esfuerzo en pro de la recuperación de la razón política, hoy totalmente destruida por más de ocho siglos de ocupación, y así poder fijar unacorrecta estrategia política de liberación estatal.

Euskal Herria es la comunidad de lengua y cultura vascas, es decir, el nombre étnico de nuestro Estado. Ahora bien, el trabajo en el que estamos inmersos, siendo como es, de finalidad política, debe tener como referencia primera, el nombre que nuestra nación ha tenido como ente político soberano: Nabarra.

Aunque ocupados por potencias extranjeras, somos ciudadanos nabarros, y como tales debemos actuar y comportamos. Con este nombre hemos tenido un Estado propio del que han emanado todas nuestras instituciones estatales, y al que deben dirigirse todas nuestras referencias políticas.

Debemos tener presente siempre nuestra propia Historia y el Estado que ha unido a todas las partes de nuestro pueblo. Reactivar nuestro Estado es el único modo de ser libres hoy.

Nabarra, denominación con la que hemos sido conocidos en el mundo como nación, significa un Estado histórico independiente y soberano. El ansia de poder totalitario y la constancia del enemigo imperialista en destruimos y eliminarnos por asimilación, le arrebató partes irrenunciables de su territorio. Y finalmente consiguió aniquilar su capacidad de desarrollo y vida independiente entre las demás naciones europeas por medio de la violencia militar.

Nabarra es el Estado en el que tenemos que poner nuestro empeño y toda nuestra dedicación.

El régimen estatutario actual y las autonomías o regímenes que puedan ofrecemos los imperialistas en el futuro, con la inestimable ayuda de los colaboracionistas autóctonos, son un callejón sin salida. Mediante esa trampa, sin darnos apenas cuenta, se está produciendo una “muerte dulce” para nuestro pueblo.

Impulsar la concurrencia de nuestras gentes en pugnas electorales extranjeras, aliñadas al gusto de las necesidades de la política imperialista (así definimos las elecciones celebradas desde el año 1977 hasta el presente), destruye toda posibilidad de formación de mentes liberadas y exentas de ataduras “coloniales”.

La función de esas elecciones es la buena marcha del régimen totalitario, con renovación en su caso, de representantes sin ningún tipo de legitimidad desde el punto de vista nabarro. Debilitan el poder de nuestro pueblo en un acto de sumisión total ante el reconocimiento de un poder superior: el del enemigo.

La participación en instituciones emanadas del poder ocupante (el Gobierno Vasco, el Parlamento Vasco, las diputaciones o los ayuntamientos), no tiene salida estratégica; nos integra en el engranaje parlamentario y legal extranjero, y deforma la perspectiva nacional con conquistas ilusorias.

Son conquistas económicamente rentables para los bien situados en el sistema imperante, y únicamente garantizan la perpetuación del dominio extranjero y su asentamiento definitivo. Siembran falsas esperanzas de independencia, a la que nuestros regionalistas nunca piensan acceder, por encontrarse satisfechos de haber conseguido unas parcelas de gestión administrativa delegada por el Estado ocupante.

Igualmente, vamos siendo conscientes de que las actuales propuestas pseudopolíticas presentadas, (léase alternativa táctica KAS, proclamación del derecho de autodeterminación en el parlamento español de Gasteiz, udalbiltzas, Lizarra- Garazi, treguas pactistas, planes de consultas, polos soberanistas…), son ingenuos e inviables proyectos, viajes a ninguna parte, que no nos liberan de la ocupación.

Provocan la perdida del norte estratégico, la eterna división de los nabarros, y el regocijo del enemigo, que podrá así seguir dominándonos en lo sucesivo.

Debemos reflexionar en profundidad superando inercias hondamente arraigadas, adecuar nuestro pensamiento y acción a las necesidades de la estrategia nacional apropiada a la finalidad que perseguimos.

Debemos rechazar los movimientos que pueden tener lugar en el terreno marcado por los Estados ocupantes, y que la experiencia nos viene demostrando como impotentes y estériles. Así podremos ver el camino a seguir con mayor nitidez.

Nuestra labor debe dirigirse, sin ningún tipo de complejo inhibitorio, a la raíz de nuestra voluntad política, a la reactivación y reconstitución de nuestro Estado nacional legítimo: el Estado Nabarro. Trabajar en esa única dirección, tras ese único objetivo auténticamente eficiente, es lo que logrará unir a todos los nabarros en una tarea común, y nos hará libres.

ORREAGA IRITZI TALDEA

ORREAGA IRITZI TALDEA

No hay comentarios: