martes, 29 de septiembre de 2009

Bandera del Estado de Nabarra en Vitoria Gasteiz












































Haundia izan arren, bandera bat ez da ezer.

Ehun zati bat besterik ez da, behintzat altxatzen dutenen izpiritua haren barnean ez baldin badago.

Hemen ikusten ari zaren banderak lur bat eta gizon-emakumez osaturiko errealitatea erakusten du. Gizon-emakume horiek Vitoria-Gasteiz eta Araba osoa egun batean haien berezko enborrarengandik aldenduta izan zen, Nafarroarengandik izan zen aldenduta, alegia.

1200 urtean gasteiztarrek -Alfonso VIII Gaztelako Erregearen tropek bultzatuta- haien hiriko ateak ireki behar zituzten, zortzi hilabetez setio basati bat jasan eta gero. Biztanleria gosez ez hiltzeko, haien berezko jauna zenak -Antso VIIk- erresistentzia bertan behera uzteko baimena eman zien. Gaztelarrek Nafarroako Erresumako mendebaldeko zatiaren konkista eta anexioa horrelaxe burutu zituzten.

Bidegabekeriak ez dira agintzen. Haiei konponbide bat ematen ez ba zaie, behin eta berriz guregana itzultzen dira. Bidegabekeriek soilik irabazten dute memoria extinguitzen baldin bada.

Jai ihardunaldi honetan, gasteiztarrak haien Erdi Aroa birkreatzen ari diren horretan, Vitoria-Gasteiz napar hiri bat izan zela gogorazi nahi dugu; ez gasteiztarren borondateagatik, baizik eta armez eragindako indar eta imposizioagatik.

Ez dugu esan nahi bandera hau iraganeko oroitzapen bat besterik ez denik. Euskaldun guztiok naparrak gara. Eta, Nafarroa euskaldunon aberria denez, bandera horretan etorkizunerako itxaropen bat ikusten dugu.


ARABA NAFARROA DA!

GORA NAFARROA ASKATUTA!


Una bandera, por muy grande que sea, no es nada.

No es más que tela si en ella no se alberga el espíritu de quienes la despliegan.

Esta bandera roja que aquí ves, representa la realidad de una tierra y unos hombres y mujeres, que quieren recordar que Vitoria-Gasteiz y toda Álava, fue un día desgajada de su tronco natural, que no es otro que Navarra.

El año 1200 los vitorianos se vieron obligados a abrir las puertas de su villa, tras ocho meses de feroz asedio, a las tropas del rey de Castilla Alfonso VIII. No lo hicieron antes de que su señor natural, el rey de Navarra Sancho VII el Fuerte, les diera permiso para ello, al objeto de que no perecieran de hambre. Los castellanos consumaban así la conquista y anexión de la mitad occidental del Reino de Navarra.

Las injusticias no prescriben, regresan una y otra vez si no se les da resolución, sólo triunfan si la memoria se extingue.

En esta jornada festiva, en la que los vitorianos recrean sus tiempos medievales, queremos recordar que Vitoria-Gasteiz fue una villa navarra y que dejó de serlo, no por la voluntad de los vitorianos, sino por la fuerza y la imposición de las armas.

No pretendemos que esta bandera sea sólo un recuerdo del pasado, por el contrario, porque todos los vascos somos navarros y Navarra es la patria de los vascos, vemos en ella una esperanza de futuro.


ARABA NAFARROA DA!

GORA NAFARROA ASKATUTA!



Argazki gehiago/ más fotos


3 comentarios:

Lor huine dijo...

la mayoria de las cosas que pones aqui no te lo crees ni tu
yo soy navarro y español y estas cosas me parecen muy bien y hay que respetarlas y todo,pero es que ya estamos un poco hartos de vosotros
navarra a dicho mil veces que la dejeis en paz y que no la metais en vuestros sueños separatistas,y vosotros no solo no la respetais sino que meteis a otras comunidades

Iñigo Saldise Alda dijo...

Un navarro nunca será español, como un español nunca será francés. Así que usted, Lor huine es simplemente español y por tanto imperialista y colonizador, más un inculto en materia histórica del Reino de Nabarra.

Aurrera Gazteiz, Nabar Estatua!!!

GORA NABARRA OSOSA!!!

Kaleko Begiak dijo...

Estos españoles cada día se camuflan mejor, ¡ahora resulta que son más vascos o navarros que nadie! Piden respeto por sus ideas nacionalistas españolas pero no respetan a los que pensamos que Euskal Herria o el estado navarro (me da igual el nombre) sea libre.

Por cierto me gustaría saber como enterarme sobre vuestros actos para fotografiarlos, un saludo agur!