miércoles, 30 de septiembre de 2009

El paradigma Navarro hacia el futuro

Reconocemos que es hasta cierto punto lógico, que cuando alguien ve la bandera del Estado de Nabarra o lee nuestras opiniones del porque reivindicar a Nabarra como epicentro de la cultura vasca, se sienta contrariado.

No es fácil explicar después de tantos siglos de ocupación militar por parte de la Monarquía (española) y la República (francesa) del porque a comienzos del siglo XXI. reivindicamos la Reinstauración del estado de los vascos.

Las criticas hacia nuestro proyecto de reinstauración política, vienen desde todos los Sectores, tanto desde los navarros-españolistas de UPN, pasando por los Nacionalistas ex Aranistas, hasta llegar a la izquierda abertzale, los comunistas etc..

Repetimos que es evidente el desconocimiento de lo que representa nuestro objetivo y creemos necesario, realizar una explicación lo más sencilla posible de lo que defendemos.
Una vez leído y con algo más de conocimiento, aceptaremos democráticamente todas las críticas que nos puedan caer y el desacuerdo que se pueda manifestar, pero que sirva esta discusión, para iniciar una nueva era de entendimiento y pensamiento libre. Si conseguimos la discusión, habremos comenzado el camino de la solución.

El paradigma navarro que nosotros defendemos es, la recuperación de la memoria histórica de nuestro pueblo, que nos lleva desde Roma, hasta la creación por parte de los pueblos vascos, de una entidad estatal que les agrupo a nivel internacional como fue el Reino de Navarra. Este ejercicio de unión en torno a esta estatalidad, consiguió defender la territorialidad, la cultura y la lengua del pueblo vasco durante 800 años.

Las conquistas, además de arrebatarnos nuestra independencia, han conseguido adoctrinarnos a todas las generaciones posteriores, con el fin de que los vascos olvidemos que SI TUVIMOS UN ESTADO. Este objetivo de asimilación del pueblo vasco, de transgiversar su historia, de descafeinar el poder del Estado que representaba Navarra, ha perdurado y se sigue manteniendo y ejecutando hasta hoy en nuestros días.

Es por eso que consideramos, que la expresión mayor de fuerza que puede sostener la idea independentista, está en la reinstauración democrática del Estado de Nabarra.
El objetivo único de conseguir nuestra soberanía en forma de estado, produce un cambio de 180º a la hora de entender la política que se ha venido realizando, tras la muerte del Dictador.
Si el objetivo y la idea fundamental es la creación de un estado propio independiente, automáticamente tu estrategia se coloca enfrente del estado ocupante y te conviertes en estado ocupado. Estos conceptos son fundamentales.

A partir de aquí, de ser un estado y país ocupado, comienza el giro total y la desobediencia mental, con la política que a diario realizan los llamados partidos políticos.
Un ocupado no puede colaborar con el ocupante, aceptar su autoridad, sus elecciones, respetar o acatar sus leyes, colaborar con sus instituciones impuestas a golpe de Tejeretazo, un ocupado tiene la obligación de conseguir su libertad..

Una vez colocados en la realidad de ser un país ocupado y sin estado, volvemos a echar un vistazo hacia atrás para saber que los vascos, no solo vivimos en las siete provincias.
Los vascones se extendieron durante siglos, desde Burdeos ( Gascuña- Gasconia-Wasconia-Vasconia-) el Bear hasta el Ebro, Alto Aragón, La Rioja, Cantabria ( Santoña ) Pais Vasco, Navarra . Muy importante leer en la historia, que la lengua común de todas estas tierras fue el euskera, lo que permitió que se unieran todos sus pobladores, en torno al Reino de Nabarra.

Es por ello que la reinstauración del Estado de Navarra, no se podría llevar a cabo, sin contar democráticamente, con todas las tenencias o territorios, que en su día conformaron este estado.

La estrategia única de la consecución de nuestra independencia, no precisa en estos momentos de los partidos y los proyectos políticos actuales, puesto que ninguno de ellos tiene la consecución del Estado de Nabarra como objetivo. Ha de ser el movimiento civil el encargado de encauzar todas estas reivindicaciones y forzar a los políticos vascos hacia el cambio de estrategia.

Una vez constituidos internacionalmente como estado, decidiremos los navarros en democracia plena, la forma de gobierno por la cual nos regiremos (Monarquía, Republica…..) y que sistema económico deseamos utilizar (capitalismo, socialismo……) para conseguir el bienestar y la igualdad.
Nuestra historia nos recuerda que además de nuestro estado, los navarros tuvimos nuestras organizaciones, nuestras leyes, nuestros derechos (derecho Pirenaico), nuestros parlamentos, nuestras fronteras, nuestra moneda, nuestros ejercitos, toda una infraestructura de Estado en el más amplio sentido de la palabra.

Quizás el nuevo estado, no precise de formulas extranjeras a la hora de dirigir nuestra pueblo y podamos conseguir modernizar nuestras milenarias y antiguas leyes, y encontrar las directrices que nos hagan tener un gobierno espejo de nuestra sociedad.

El paradigma navarro es una vieja y a la vez nueva corriente política, que deshabilita a todos lo colaboradores con el estado ocupante. Que nace desde el pueblo, sin ninguna conexión con ninguno de los actuales partidos políticos vascos o españoles, ni ideológicamente, ni orgánicamente.

Es un movimiento civil que ha nacido espontáneo, sin estructuras ni organigramas, pero que por la inercia física de la decepción constante de estos 30 años de democracia a la española, va aglutinando a pensadores y ciudadanos , que se sienten sin poder ejercer su derecho a la ciudadanía navarra, puesto que su estado está ocupado por otros dos estados, más fuertes y más violentos.

El paradigma navarro busca el cambio de pensamiento, la recuperación de la razón política que nos coloque en la realidad y no en el ilusionismo de creernos con derechos, cuando los hemos perdido todos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aupa!

Sin entrar en el contenido, ojo con cómo está escrito, creo que es necesario releerlo para corregir algunas cosas (transgiversar) o por ejemplo que cuando alguien da un giro de 360º al final se queda igual. Es decir, el cambio radical son 180º. Por lo demás, ¡ánimo!

Anónimo dijo...

Sois muy frikis

Jose Luis Forneo dijo...

Me parece muy interesante vuestro proyecto. Navarra y el Pais Vasco, a ambos lados de la frontera, son parte del mismo reino historico, y la reivindicacion, si se hace, tiene que ser basandose en este reino de los vascos que un dia existio.

Todo mi apoyo.

Salud

JL