lunes, 28 de diciembre de 2009

Euskadi, por fin es normal.

Como siempre, la lengua castellana y su amplio abanico de interpretaciones y significados variopintos, no deja de sorprenderme.

Las perlas que a diario podemos escuchar de los fácticos de la violencia verbal española, no tienen parangón a la hora de poner nota a la hipocresía.


Con la llegada del triunvirato PPOE-UPD al parlamento vascongado, el bombardeo de conceptos está llegando a limites realmente insospechados, pero que reconocemos, además de levantarnos el animo con una “ partida de eje “, nos da si cabe, cada día más fuerzas para seguir reivindicando y repitiendo el “ acabemos con esto cuanto antes “.


La “normalización de la vida política vasca “ y la “despolitización de la educación” conceptos utilizados por los españoles camuflados de vascos, están siendo repetidos en los medios de comunicación españoles (EITB) machacante mente. Además, la practica que conllevan estas estrategias colonizadoras, están resultando para el que suscribe, además del enunciado cachondeo, una profunda sensación de impotencia, indignación y rabia, al comprobar la desgracia que nos ha traído a los navarros, el proyecto de autonomismo impuesto por la Casa Real Española y su Estado.


Junto a esta barbarie dialéctica, impregnada del más puro cinismo del colonizador, hay que añadir al tercer enemigo de los nabarros junto a España y Francia, La Santa Sede, El Estado Vaticano con su poder y su capacidad de inmiscuirse en la políticas de todo el mundo,

La designación del nuevo obispo de San Sebastián, ha traído la perla que nos faltaba, la “ despolitización de la Iglesia Vasca” otro concepto que solo viniendo de donde viene, vuelve a caer en el pecado de la mentira, puesto que la violencia que supone designar e imponer un párroco u obispo al pueblo colonizado, no es nada más que política y nos recuerda los primeros años de la invasión de Navarra , táctica esta utilizada durante siglos contra los pueblos conquistados para conseguir su asimilación. Esto también lo conocen perfectamente, las tribus americanas que padecieron las conquistas castellanas.


La verdad es que la consabida táctica de asimilación de los nabarros, campea a sus anchas por nuestras calles y hogares. Muchos vecinos y ciudadanos, miran para otro lado, o fingen no sentirse atacados o realmente no se enteran, puesto que el sistema del ocupante es inteligente y sabe como manipular perfectamente la información al pueblo. Los maquillajes para disfrazar lo que es una colonización, una imposición cultural, una agresión, lo que es la violencia institucional, la tortura, la violación de derechos, la persecución de ideas, han alcanzado en estas alturas de la historia, límites insospechados de poca vergüenza.


El adoctrinamiento político de los que dicen “ no hablar de política “ ha sido el resultado del continuo colonialismo sufrido por Nabarra en estos siglos. La defensa del ocupante, de sus símbolos, de sus violencias, es sustentada por los propios colonizados, contribuyendo y participando en las instituciones diseñadas por el colonizador.


Todos inevitablemente y el que suscribe también, está obligado por la violencia de la ley , a tener que rendir cuentas a la corona Española, pero la diferente interpretación de dicha imposición, es lo que nos lleva a desbaratar, los montajes de aparente normalidad política que nos quieren imponer y a denunciar, que somos un pueblo colonizado y ocupado desde hace 800 años y que la violencia cultural y política que comenzó a ejercerse con la primera invasión de Navarra, en el día de hoy, se sigue utilizando.

Las mismas tácticas, las mismas mentiras y las mismas palabras, con la trágica diferencia de que ahora, dichas frases envenenadas, también se dicen en Euskera.


Ahora los vascos, gracias al PPSOE y a su majestad El Rey somos normales, antes de la llegada de los españoles a Ajuria Enea, todos los vascos éramos un pueblo de subnormales.


No hay comentarios: