martes, 26 de enero de 2010

Entrevista en el Zazpika a Tomás Urzainqui Mina




NABARRALDE
Tomás Urzainqui nos recuerda que la historiografía oficial ha ensalzado a personajes nefastos como el conde de Lerín, mientras ha denigrado a soberanos y colectivos que defendieron con ahínco el viejo reino.
¿Cuál considera que es el personaje más destacado de nuestra historia?
Es un personaje colectivo: el pueblo navarro. En el Reino de Navarra y según su Constitución, las libertades son previas al rey y el soberano es elegido por el pueblo navarro. Es un personaje colectivo que evoluciona, pero que mantiene un hilo conductor en el tiempo a través de sus vivas instituciones, de sus derechos, y que le mantiene vivo frente a las agresiones que padece.
¿Con qué personaje de nuestro pasado ha sido más injusta la historiografía?
La historiografía francesa fue bastante injusta con los vascones que vencieron a Carlomagno en Orreaga, ya que los califican de una forma muy despectiva. Y también es muy dura con Carlos II, al que apodan El Malo, cuando, desde el punto de vista de la historia navarra, fue defensor de los intereses geopolíticos de Navarra, es uno de los grandes reyes.
¿Y a quién se ha elevado a los altares sin merecerlo?
Hay muchos ejemplos, como Ximénez de Rada, el conde de Lerín... Personajes más bien nefastos que, gracias a la corriente de la historia oficial, se les considera bien. Eso es fruto de la situación de minoración que padece la sociedad navarra.
¿Cuál le parece que es la mayor mentira sobre nuestro pasado?
La amistad de España con Navarra, porque parece que es nuestra madre protectora. Eso es una falacia, porque en los hechos históricos no se ve ninguna amistad, sino más bien todo lo contrario.
¿Y la ocultación más importante que ha sufrido nuestra historia?
La subordinación de la sociedad navarra a la española, cuyo origen se deriva de la conquista, ocupación, partición, dominación y minoración en sucesivas etapas. Se pretende que somos iguales y, en realidad, objetivamente, somos ciudadanos de segunda; los de primera son los ciudadanos castellanos que hegemonizan la sociedad española.
Si tuviera la máquina del tiempo, ¿a qué momento del pasado viajaría?
Iría directamente a evitar la entrada del ejército del duque de Alba en Pamplona en julio y en octubre de 1512. Si no llega a entrar en la capital, la historia hubiera cambiado. Ahí pudo darse un fallo estratégico de los reyes Juan de Albret y Catalina de Foix. En lugar de replegarse al Bearne para reorganizar el ejército, tal vez debieron quedarse, resistir dentro de la capital y haberles hecho una larga guerra de desgaste por todo el territorio, hasta obligarles a levantar el sitio y retirarse a España. En vez de nuestras derrotas de Noain, Amaiur y Hondarribia, hubiéramos tenido la gran victoria en 1512 sobre el duque de Alba y su jefe Fernando el Católico que al morir en 1516 ya nadie habría vuelto a intentar la conquista.
¿Conserva en su poder algún objeto antiguo con una historia propia?
Tengo materiales de trabajo y documentación. No sería capaz de guardar para mí un objeto histórico. Me parece que es un robo a la sociedad guardar para uno mismo, como un mero coleccionista, objetos históricos, porque pertenecen al conjunto de la sociedad. Además, no tener libre acceso a esos objetos históricos, que en muchos casos proceden del expolio de edificios y yacimientos, contribuye a la labor de ocultación de nuestra historia, ya que nos impide conocer y reconstruir nuestro pasado.
Dígame un lugar de nuestra geografía cargado de historia de obligada visita.
Sin duda, el Palacio Real de Pamplona, porque es el lugar emblemático de la soberanía política del pueblo vasco o navarro. Aunque le hayan borrado gran parte de su configuración, aún quedan elementos significativos que nos recuerdan su pasado esplendor.
ARTICULO COMPLETO