miércoles, 3 de febrero de 2010

Proyecto de Estado o estrategia partidista.

Diariamente somos testigos, en la arena del juego político, como las frases y las declaraciones, convierten al supuestamente sistema de gobierno que nos dirige, en un arco multicolor de actos confusos, que menos en la defensa de la ideología que dicen defender, trabajan en todos los derechos constitucionales, que otorga el color del sillón que se disfruta.

Centrándonos en nuestro territorio, y dirigiéndonos a la gente que nos interesa, es totalmente apreciable en todo el arco político vasco, que entre la ideología y la práctica, existen también los abismos.

El PNV basado en la ideología de Sabino Arana, de la Euskadi independiente, ha demostrado en los últimos tiempos, que más que cercanos a planteamientos independentistas, ahora rema como lo hizo hace cientos de año el traidor a Navarra, López de Haro.

Detrás de un aparente nacionalismo, se esconde un doble juego que busca como único objetivo, que las empresas de sus afiliados, prosperen gracias a las cuotas de poder controlado, que le otorgaba el Estatuto. Estamos viendo claramente con esto, como lo que prima en el PNV no es el proyecto de Estado, ni tan siquiera de partido, el PNV defiende un proyecto económico, algo que actualmente, obliga a los miembros de su ejecutiva, a tener que buscar el pacto con España por interés económico. Aquí la ideología solo se manifiesta a pleno grito cuando se dirigen a Foronda, para al dia siguiente derrochar en la Corte actitudes de lealtad y de pacto.

Algo muy parecido le ocurre a los llamados partidos abertzales y en los debates que esta manteniendo la Izquierda Abertzale se ve con claridad.

Se mezclan los conceptos “proyecto de Estado “con “proyecto político” de una manera reiterada.

Que las izquierdas quieran gobernar un país y aplicar sus tesis de gobierno hacia el socialismo, es lo más lógico del mundo, y personalmente apoyaría esta forma de gobierno, pero que pretenda utilizar la izquierda para conseguir un estado y que todavía se siga manteniendo esta tesis, que en 35 años no ha conseguido ilusionar o convencer a la clase obrera vasca para que realice la revolución, obliga por lo menos a la autocrítica.

No hemos conseguido que el pueblo vasco haya conquistado su independencia, porque el tiempo lo ha demostrado. No ha habido resultados positivos que avalen las tesis, del socialismo ,como la vía hacia la independencia.

Al igual que los liberales nacionalistas vascos, los socialistas independentistas vascos, han mezclado en su discurso dos temas que no tienen absolutamente nada que ver, y mucho menos si se agitan al unísono, el resultado para el pueblo es, aparte de la desilusión, la total desorientación.

No se pueden conseguir los derechos de la mayoría, si una minoría piensa solo en sus proyectos. Mezclar proyectos políticos con proyectos de estado, no consiguen unir sino dividir, la prueba la tenemos en el amplio y rentable arco político vasco-navarro.

Una división que entra de lleno en los planes del colonizador, jugada perfecta donde las haya, mientras los vascos se peleen entre si, con la excusa que sea, la permanencia dentro del estado divisor seguirá siendo una realidad.

Dentro del concepto de proyecto de Estado, no se hace división alguna, puesto que todos los ciudadanos, son imprescindibles para alcanzar el poder popular que ponga en marcha el nuevo estado. Caer a la hora de crear un estado, en tópicos y separaciones como de derechas, centro, de izquierdas, monárquicos, anarquistas-, los verdes, demócratas cristianos, milis etc. etc., es caer en las garras de la división y es hacer el juego al conquistador.

Todos los estado del mundo que han conseguido la soberanía, han basado su estrategia en una estrategia de estado, no una estrategia partidista que es lo que nos ofrecen, tanto los partidos españoles, como los partidos nacionalistas y abertzales vasco.navarros.

Un solo camino, una sola idea, un solo proyecto, una sola estrategia la recuperación y reinstauración del Estado de Nabarra, ni más, ni menos.

4 comentarios:

Euskaldun bat dijo...

Aupa! estos comentarios no tienen que ver con este post en sí, sino con los contenidos del blog en general, unos contenidos similares que se repiten en otros blogs y webs como la de Nabarralde.

Me parece increible que se reclame un estado navarro cuando nadie lo busca y que se hable de Euskal Herria traduciéndolo como "pueblo vasco", ya bastantes problemas tenemos con los unionistas españoles o franceses para conseguir un estado vasco unificado, para que encima liemos más el panorama, y dividamos a los vascos en vez de unirlos.

Aunque actualmente herria significa "pueblo" antiguamente significaba "tierra". De ahí que el escritor navarro Axular del siglo XVII hablara de "Alaba Herria" para llamar a Álava, que significa directamente "tierra llana". Por lo tanto Euskal Herria no significa "pueblo vasco" sino "tierra del euskera".

En la época franco-visigótica todas las tribus vascas se unieron contra los invasores visigodos y francos dando lugar al actual pueblo vasco, y llamaron a su tierra Euskal Herria ("tierra del euskera") y a ellos mismos euskaldun ("el que tiene el euskera"), ya que el euskera era lo que unía a todas las tribus vascas. Estos términos fueron traducidos al latín como Vasconia y vascón respectivamente.

Cuando los francos carolingios dominaron el Ducado de Vasconia hubo una rebelión en la capital histórica de Vasconia, Pamplona. De esta rebelión surgió el Reino de Pamplona y a partir de entonces en los cronicones carolingios se diferencia a los vascones bajo yugo franco de los independientes, llamando a estos últimos con el término navarri (navarros en latín).

El Reino de Navarra no fue más que una entidad política vasca más, como lo fue el Reino de Pamplona o el Reino de Pamplona-Nájera.

Desde los primeros escritos en vasco del siglo XVI los escritores vascos (incluyendo los navarros) no llaman a su tierra Navarra sino Euskal Herria. Es decir que hubo diferentes entidades políticas vascas, pero el nombre original que dimos a nuestra tierra los vascos en la época franco-visigótica, perduró a lo largo del tiempo.

El escritor navarro Axular en el siglo XVII habla también de Euskal Herria y no llama Navarra a todo el territorio poblado por los vascos.

Y todo siguió así hasta que Sabino Arana que le parecía Euskal Herria un término españolista, por ser utilizado por los carlistas (incluidos los navarros), inventó el término Euzkadi que simbólicamente significa "tierra de los vascos" y que actualmente (escrito como Euskadi) se utiliza para designar esta chapuza de tres provincias sin Navarra surgida en la transición, con capital en Vitoria, cuando debería estar en Pamplona, capital histórica de los vascones.

Pero el término Euskadi no ha tenido trayectoria en Navarra o en Iparralde, donde se ha seguido utilizando el término Euskal Herria.

Euskaldun bat dijo...

Más os valdría a los navarros de Nabarralde y a los de este blog, que en vez de inventaros estados navarros con los que nadie se siente identificado, dirigir vuestra labor en luchar contra las falsedades de UPN-PP-PSN y toda la historia navarra que han reinventado desde la transición, inventándose un imaginario constitucionalista en la que lo vasco, supuestamente, es algo anecdótico en la historia de Navarra, cuando el mismo nombre de Navarra es un nombre vasco (significa "la gran llanura próxima a las montañas").

Os doy varias vías de trabajo para hacer un blog que sí sirva a los intereses de los vascos y no contra ellos, y luchar contra eso de que los navarros no han tenido nada que ver con los vascos:

1. En la época imperial romana ni Álava, ni Guipúzcoa, ni Vizcaya eran Vasconia. Vasconia era toda Navarra, La Rioja y el noroeste de Aragón y su capital estaba en Pamplona, la antigua Ilon vascona, de la que deriva el actual topónimo vasco Iruña.

2. Sancho el Mayor de Navarra en el siglo XI fue denominado en las crónicas europeas de la época como "Rex" de la "Wasconum Gens, Wasconum Nationem" (rey de la tribu vascona, rey del pueblo vascón). El cronista árabe de los Omeyas Ibn Hayán lo definió como "Sancho, Hijo de García, Señor de los Vascones".

3. En el año 1167 Sancho VI el Sabio rey de Navarra escribió en latín "Lingua Vasconum Lingua Navarrorum Est" (la lengua vasca es la lengua de los navarros)

4. El obispado de Pamplona en el año 1587, 75 años después de la conquista castellana de lo que quedaba del Reino de Navarra, hizo un censo con los municipios de Navarra que eran de lengua vasca y de lengua latina. De un total de 536 municipios eran de lengua vasca 453, es decir, el 85% de los municipios y de lengua latina 83 municipios (15%, en los territorios de la ribera navarra que fueron conquistados por los navarros a los musulmanes, donde el euskera era la segunda lengua). Después de 500 años de españolización y de pérdida de las raíces navarras sólamente el 20% de la población de Navarra puede hablar o entiende la lengua de sus reyes. Actualmente, incluso en la zona del norte de Navarra en la que el euskera es lengua oficial, a niveles legales, el euskera tiene menor rango que las lenguas de la Unión Europea como el inglés, el francés o el alemán, considerando automáticamente a los hablantes de la lengua hablada por los reyes de Navarra, como si fueran extranjeros en su propia tierra navarra.

5. En el año 1903 los foralistas navarros, de los que descienden los actuales de UPN, erigieron un monumento a los fueros en el paseo de Sarasate, en frente del palacio de Navarra, sede del gobierno foral de Navarra, que tiene cinco placas y en dos de ellas escritas en vasco pone:

- "Nosotros los vascos de hoy nos reunimos aquí para demostrar que queremos seguir gobernándonos según nuestra ley" (se entiende que los fueros). Y en otra placa pone:

- "A nosotros los vascos nos gusta acoger a los extranjeros hospitalariamente pero no nos gusta sufrir su yugo, escuchadlo bien nuestros hijos".

6- En el año 1931 los foralistas navarros (actuales de UPN) y el PNV acordaron el estatuto de Estella que hablaba de un estado vasco con capital en Pamplona dentro de la República Española.

Euskaldun bat dijo...

¿Osea que los navarros a lo largo de toda su historia han sido vascos y ahora no? La división de los vascos peninsulares en dos comunidades autónomas es una invención del españolismo en la transición para acabar con lo navarro y convertir a Navarra en una especie de provincia aragonesa más. Aprovechándose de lo perdidas que están las raíces navarras después de cinco siglos de dominación española.

Una cultura aragonesa que era propia solamente del extremo sur de Navarra, de los territorios conquistados a los musulmanes en la reconquista y que se ha ido extendiendo hacia la mitad y norte de Navarra al socaire de la dominación española. No hay nada más triste para Navarra que una persona navarra, que es de un pueblo con nombre vasco, que vive en un barrio y una calle con nombre vasco y que además esa persona tenga apellidos vascos y que hable castellano con acento aragonés, porque demuestra hasta donde ha llegado la desnavarrización y la españolización de los navarros.

En luchar contra todo esto es en lo que tenéis que gastar vuestro tiempo y vuestra energía, y no desperdiciarlo en inventaros estados navarros con los que nadie se siente identificado.

¡Aprovechad mejor vuestro tiempo, que hay mucho por hacer!

Euskaldun bat dijo...

Euskadi y Navarra son dos entidades políticas más en la historia vasca, pero el término Euskal Herria siempre acabará perdurando porque está en las raíces y en la memoria colectiva de nuestro pueblo.