jueves, 11 de marzo de 2010

Valorando lo de fuera, rechazando lo de dentro.


Como muchos de nuestros lectores conocen, se ha presentado ante el pueblo de Nabarra la Comisión Soberanista de Nabarra. Este ente formado por ciudadanos de Nabarra, se ha adherido en calidad de codemandarne, a la Casa Real de Navarra, en la demanda interpuesta ante el comité de decolonización de los 24 de la ONU contra los estados de Francia y España como estados coloniales.


En dicha demanda se exige a los estados ocupantes, el cese inmediato de las hostilidades contra el pueblo navarro y se les insta a realizar el traspaso oportuno del poder a las instituciones soberanas de Nabarra, abandonando los estados ocupantes, los territorios de Navarra.

Ni más ni menos. Un hordago internacional a mayor.


La legalidad que otorga el poder hablar en estos términos, no es fruto de una ensoñación o un deseo de crear un estado vasco, estos argumentos se basan en la jurisprudencia internacional, que admite que todavía en el siglo XXI se pueda seguir reivindicando el estado que tuvimos los vascos-riojanos-bearneses-navarros-gascones en definitiva y hablando estatalmente, los navarros.


Todavía a día de hoy seguimos teniendo vivo el estado que nos invadieron y ocuparon,

No ha prescrito ni los crímenes ni la ocupación. Tenemos derechos históricos, de los de verdad, porque fuimos independientes y soberanos. Y esto es lo que parece que no ven o no quieren ver, los partidos que se denominan nacionalistas y abertzales.

El discurso de unos, el pacto con el estado ocupante, y el discurso de los otros, llegar como sea, al precio que sea a las instituciones españolas (vasco-navarras) para poder optar a las migajas de poder, que las instituciones españolas ofrecen.


Error histórico que este pueblo siempre repite.

La jurisprudencia internacional, reconoce los derechos de la Casa Real de Navarra a recuperar su estado, su territorialidad, señoras y señores, la independencia que tantas veces nos han vendido, la tenemos en la mano, no hay que inventar ni crear, nuestra nación se llama Nabarra. Una vez recuperado el Estado, el Derecho Pirenaico obliga a la monarquía a devolver el poder a su legítimo dueño, el pueblo de Navarra, la Nación Navarra compuesta por vascos-riojanos-bearneses-navarros-gascones y alto aragoneses, si deciden libremente incorporarse al Estado Navarro.


Lo que internacionalmente se reconoce, aquí como siempre en casa, se menosprecia y mientras seguimos cayendo en la trampa, de querer encontrar nuestra independencia dentro de los brazos del ocupante intentado participar en las instituciones trampa que nos ofrecen.


Somos un pueblo de inteligencias y candideces supremas.

Sirva como ejemplo unas declaraciones de la ex presidenta de Eusko Alkartasuna Begoña Errazti , que exigía al Gobierno Español, que acatará las resoluciones de la ONU y pedía que se realizase la descolonización de todo el territorio, reconocido por las instituciones internacionales, al principio me quede totalmente sorprendido, pero luego llegó la desilusión, estaba hablando de el Sahara.

Con Politicos asi no me extraña que viva España.



No hay comentarios: