jueves, 22 de julio de 2010

El Nacionalismo Español y vasco, juntos de la mano se les ve por el jardín.

Como decía la canción de aquel rojo guaje convertido a las ideas liberales , ” “juntos de la mano se les ve por el jardín”, pero no, no son los maravillosos jardines de la bella Alambra por donde pasean los enamorados, sino por los pasillos del hemiciclo que representa la soberanía del pueblo español.
Juntos y agarraditos, los denominados nacionalismos antagónicos e irreconciliables. De entrada extraño y hartamente sospechoso.

Las palabras nacionalistas, se unen en un beso que lleva durando ya demasiados años y que no ha traido a este pueblo nada más que engaño y mentira.

Denominarse nacionalista Vasco y apoyar sus tesis en la ideología de Sabino Arana que propugnaba un Estado Vasco, es a esta alturas de la historia una gran tomadura de pelo.
Es como creerse que el Partido que gobierna España es socialista y obrero.

Las palabras se las lleva el viento y lo que queda para el presente y futuro son los hechos y nuestros enamorados nacionalistas españoles y vascos, están demostrando con sus hechos, las verdaderas intenciones que hay detrás de las palabras huecas que se divulgan en las campañas electorales.

Un partido a priori independentista como es el PNV, demuestra con sus hechos que de nacionalista vasco han pasado a ser nacionalista vasco-español y lo estamos viendo estos días en las habladurías sobre el apoyo del PNV a Zapatero.
Un partido independentista cuyo objetivo debería de ser hacer ingobernable el territorio conquistado por los españoles y alcanzar la soberanía para construir ese hipotético “Estado vasco” se dedica día a día a hacer gobernable, el estado español y sus antidemocráticas instituciones. El mismo Estado que nos niega como pueblo, que pisotea nuestros verdaderos derechos históricos, que oprime las ideas que no comulgan con la unidad patria, que diariamente nos amenaza con un ejercito lleno de pocos españoles y muchos mercenarios.
Sabino se suicidaría si pudiera ver, como se  han mercantilizado sus ideas y como se prostituyen los mal llamados vascos, a cambio de dinero para las empresas afines al PNV y sus dirigentes.

Las mismas traiciones que en su día llevaron a cabo los “López de Haro” contra el Reino de Navarra, en el siglo XXI la traición pasa a llamarse Imaz, Urkullu o el innombrable alcalde de Bilbao Sr. Azkuna.
Papeletas y carteles de soberanistas en las elecciones españolas y pactístas y sumisos ante la corte y el Rey español durante el resto de la legislatura, reclamando la Selección de Euskadi para adentro y fotografiándose con la sonrisa de la victoria de la Roja para afuera.

Las mentiras caen por su propio peso como fruta madura y lo triste es ver como miles de simpatizantes y votantes del PNV siguen confiando en sus burukides sin pestañear y sin ser capaces de reaccionar ante tanta mentira y manipulación.
El orgullo es algo que los políticos autodenominados nacionalistas, perdieron hace ya demasiado tiempo y lo penoso es ver como los votantes no adoptan medidas ante tan contradictorias actuaciones de sus políticos.

El Partido Nacionalista Vasco Español, va a pacta y sostener de nuevo a nuestro enemigo, y lo hará con el beneplácito de los españoles y la candidez de sus votantes, que volverán a ratificar su complicidad con la traición nacionalistas en cuanto lleguen las  próximas elecciones vasco-españolas.
Así de fácil se convierte uno al españolicísmo durante todo el año, excepto cuando Foronda vuele a congregar a cada vez menos nacionalistas vascos y más nacionalistas españoles.

La historia pone a cada uno en su sitio y el pueblo nabarro cuando reconquiste su estado y su soberanía, juzgara sin temor a estos traidores, pero esten tranquilos no les vamos a fusilar como hacían  los españoles, Nabarra será un pais humanista, pero si les invitaremos a que se vayan a vivir al país que durante estos 35 años realmente llevan defendiendo , España y asi poder seguir rindiendo pleitesía al nombrado por el dictador Rey Borbón, Juan Carlos I Rey de España.

No hay comentarios: