jueves, 28 de octubre de 2010

Pacificación y normalización en Nabarra.


Hoy en este articulo, vamos a intentar aportar la magia que el castellano aporta, con sus interpretaciones que muchas veces son auténticos malabares.

Continuamente se nos esta bombardeando, con conceptos que según el bolsillo que  interprete su significado, pueden ser totalmente diferentes.
Estamos escuchando continuamente las palabras, pacificación y normalización, como el punto final de un proceso que se enmarca en la lucha que ha mantenido ETA. Ese horizonte que a priori como palabra puede resultar esperanzador, nos tememos, que para la causa de la recuperación de Nabarra y la consecución de nuestra soberanía, será de nuevo oscuro y lleno de calles y carreteras sin salida.

Para el PPSOE, pacificación quiere decir, meter en la cárcel a todos los etarras y que se pudran y normalización significara, que el pueblo navarro ya haya sido asimilado y el sentimiento español  triunfado.

Para el PNV, pacificación será el final de las extorsiones a sus empresarios, con el impuesto revolucionario y normalización será un periodo durante el cual, las relaciones con la Corona española volverán a ser normales, como siempre mantuvieron los nacionalistas. El chiringuito de el Gobierno Vasco separado de Navarra, para ellos y Alaba para los constitucionalistas. El estatuto cumplido y a seguir potenciando la dantza como folclore hispánico.

Para el llamado polo soberanistas, significará la oportunidad de presentarse en conjunto, a las elecciones al parlamento vasco y conseguir Ajuria Enea, todo ello con los votos de un presumible PNV a la baja. Luego con el tiempo 8 o 10 años, intentar convencer a los ciudadanos de la Comunidad Autónoma vasca, de que la independencia es posible.

Todas estas interpretaciones de la palabra pacificación y normalización, tienen algo en común, puede parecer un traición meter todo en el mismo saco, pero la cruda realidad la vamos a poder descubrir cuando llegue el final de ETA y la violencia vasca, no la española, deje de influir en la política.

Todos estos significados se aúnan e identifican, dentro del paraguas del Autonomismo, puesto que el campo de batalla donde se confrontaran las ideas políticas, será unos parlamentos meramente autonómicos o provinciales.

“Nuevo marco democrático ““la materialización de todas las ideas y proyectos políticos “ “escenario de paz “ “sin expresiones de violencia “vuelven a ser palabras y conceptos que en caso de que se materialicen, tendrán como escenario una institución española, en vez de  las instituciones que tuvimos los vascos con el Reino de Navarra.

Para los estatalistas nabarros, el comienzo de esa era de pacificación y normalización, volverá a ser otro momento más de decepción  de nuestra historia y volveremos a ver como todo el esfuerzo de los partidos autonomistas denominados nacionalistas y abertzales, se dedica a fortalecer las instituciones extranjeras en vez de destruirlas. Aunque superemos el nuevo marco político, ninguna voz independentista ni tan siquiera  insinua , que ese nuevo marco vaya a desarrollarse  fuera  de poder español o frances. Seguiremos en España.

Nuestro país seguirá ocupado por las fuerzas armadas españolas y nuestro ordenamiento jurídico, nuestra constitución, nuestras Cortes, seguirán siendo pisoteadas por las leyes extranjeras. Volveremos a sufrir la persecución política y violenta del Estado Español y  el Gobierno Vasco  y volverán a  enseñarnos su verdadera cara. No habrá “ pacificación ni normalización “ puesto que solo estaremos en paz, cuando recuperemos nuestro estado y nuestra sociedad estará normalizada, cuando sea libre y pueda ejercer la democracia Navarra en vez de la pseudo democracia monárquica española o el  republicanismo francés.

A tiempo estamos de alzar la voz para avisar del nuevo pacto, que entre España y los partidos vascos se está fraguando.

Mientras tanto, nosotros utilizaremos el significado del  castellano, como arma para liberar nuestro pueblo y llamaremos imperialistas a los republicanos, marxistas y monárquicos españoles y autonomistas a todos los partidos que participan en las instituciones  extranjeras impuestas por los estados español y francés.

Cuando estos partidos pasen de la fase autonomista a ser estatalistas, entonces nos encontraremos en el camino y habrá comenzado la recuperación de nuestro estado es decir, nuestra Soberanía, único garante que nos puede hacer pervivir en el futuro como pueblo y nación.





No hay comentarios: