martes, 22 de marzo de 2011

Nabarra las trampas del ocupante, el concepto ciudadano.


Ahora que  los políticos españoles tanto  cacarean con la cantinela, de los derechos del ciudadano, las televisiones de todo el mundo nos están hablando de un pueblo. Japón es el pueblo, el ejemplo al mundo de lo que es un pueblo. Respetuoso, trabajador, organizado, solidario.
Los locutores de todo el mundo, resaltan que en Japón,  en momentos de tragedia,  priman los derechos del pueblo  Japonés respecto a los del ciudadano.
Todos a una ahorrando luz y gasolina, para el bien del país. Voluntarios dispuestos a morir para atajar la radioactividad. Un ejército al servicio del pueblo, registrando casa por casa, coche por coche para salvar vidas humanas.

¿Que pasaría en Japón, si primaran los derechos individuales del ciudadano respecto a los del Pueblo?
¿De que derechos del ciudadano nos habla la derecha y la izquierda española?

Nosotros no hemos caído en esta trampa, puesto que eso es lo que es, demagogia barata que nos se sostiene y  cuyo razonamiento se hunde cuando te encuentras un pueblo integro como el Japonés.
La ideología de los derechos individuales del ciudadano, se utiliza con una sola intención, pretender hacer desaparecer al pueblo nabarro, para que domine  y sobreviva el pueblo español.

Esta es la cruda realidad del mal llamado conflicto vasco, una cultura que se quiere imponer a la otra. Unos sentimientos que se obligan a sentir al contrario. Unas leyes que se imponen al pueblo conquistado, unas elecciones, unas instituciones.

El sentimiento de rebeldía de este pueblo, se traspasa de generación en generación en la genética. La libertad que este pueblo ha tenido durante miles de años, es la causa de que en pleno siglo XXI, se siga reclamando y reivindicando la libertad. Ese poso va intrínseco en la idiosincrasia de este pueblo, que necesita recuperar ese eslabón perdido que le falta para su desarrollo como ser humano.

El derecho humano Sr., Rubalcaba más importante es la libertad, y es por eso por lo que nosotros luchamos. Sus palabras son palabras para engañar, y lo podremos comprobar, cuando miles de nabarros tomen las calles para declarar la independencia y la respuesta del gobierno español, que tanto defiende la Paz y la no violencia, será como ha sido siempre, la represión de  las manifestaciones, imponer el orden y el control del territorio navarro a toda costa, con los medios que sean necesarios y si hay que bombardear con aviones las manifestaciones de los navarros, pues se bombardean. Los navarros conocemos muy bien su medicina.

Por eso seguimos resistiendo y seguiremos en pie.

No hay comentarios: