jueves, 10 de marzo de 2011

No hay marco democrático ni lo habrá.


No se puede seguir insistiendo, en que nos reconozcan como pueblo, hasta que no seamos capaces de darnos cuenta, que vivimos en un país ocupado. 
Desde Madrid nos dicen que dejemos de fumar y lo acatamos, nos dicen que bajemos la velocidad de los vehículos y lo acatamos, nos dicen que tenemos que pagar el doble en la factura del gas, y lo acatamos, nos dicen que vayamos a votar para seguir manteniendo las instituciones, y nosotros vamos, nos dicen que a pagar y nosotros pagamos.

Somos un pueblo que resiste culturalmente como trinchera irreductible, pero en lo político, nos llevan de un lado a otro sin podertomar ninguna decisión. Eso de que el pueblo es soberano, es un cuento chino que no se lo creen ni ellos.

El pueblo no habla, el pueblo no puede hablar, el narcotizante consumismo burgués, ha entrado en todas nuestras casas y nos han despistado, puesto que no sabemos quien es el enemigo. Para unos ETA, para otros el PNV, para otros UPN, para otros los vascos, para otros los constitucionalistas, para otros la patronal, para otros el emigrante, para otros mi vecino y así hasta conseguir el despiste general.

Para nosotros solo hay un enemigo, bueno mejor dicho tres, El Reino de España, la República de Francia y el Vaticano. 

Para torear con estos tres monstruos, hace falta mucho más que sentimientos, voluntades, manifestaciones, txoznas, clases en el euskaltegi, plataformas, asociaciones y partidos políticos  hace falta un Estado potente, que con la verdad histórica, la legitimidad internacional, y la voluntad de su pueblo, se ponga al frente y  consiga invitar a que se marchen, a los gobiernos español y francés de las tierras de Nabarra.

A partir de aquí, ya habremos conseguido el derecho de autodeterminación, ya tendremos un verdadero marco democrático, ya podremos verdaderamente impartir justicia y conseguir  la normalización del Euskera
Tendremos verdaderamente un lehendakari y nuestro parlamento y nuestro gobierno, seremos libres, y tendremos nuestra propia constitución, hecha por el pueblo, la Constitución de la República Humanistas de Nabarra.

No hay comentarios: