jueves, 31 de marzo de 2011

Nuevas elecciones españolas en Navarra

Las bombas siguen cayendo en Libia y la ilegalización de Sortu también ha caído y ha sido rechazada su legalización  por el tribunal español.
No es de extrañar, la estrategia  por parte de los españoles es clara, seguir controlando el país y seguir desplegando las tácticas de la asimilación.

Las elecciones españolas están a la vuelta de la esquina y el panorama que se nos presenta a los que pretendemos, recuperar la soberanía de Nabarra, es totalmente desolador.

En la Navarro Foral, la amalgama de siglas  van a despistar al más pintado, por el lado abertzale Nafarroa Bai, con PNV y Aralar y  la coalición entre EA y  Herritarron Garaia, y por el lado españolista, la  coalición entre Batzarre e Izquierda Unida más  UPN, más el PSOE, y el CDN. Demasiados partidos para unos 450,000 habitantes,
¿no resulta sospechoso? ¿ porque existe tanta división?

Todos dicen ser partidos navarros, todos dicen representar a los navarros y el espíritu de los navarros, defendiendo los derechos históricos de Navarra y sus ancestrales leyes, pero lo que nosotros vemos, con nuestras lentes soberanistas navarras es, decepción, división y manipulación, todos dándose codazos, para coger el cacho de la tarta que ha cocinado el Rey Borbón.
EA ha manifestado, que cunda el ejemplo de la coalición que han presentado en Lizarra, como que  esta sopa de letra e intereses, sea el ejemplo para toda Nabarra. A nosotros no parece más bien el ejemplo de lo que NO debería ser. No sabemos donde está esa voluntad de conseguir un polo soberanistas con tanta división.

En el otro lado del territorio, la cosa está también que arde, unos regionalistas vascos que tienen en la tintorería limpiando el disfraz de independentistas para ganar las elecciones, y un revoltijo entre un partido español de izquierdas ateo como es Alternativa, más EA con su democracia cristiana y la izquierda abertzale buscándose la vida para participar.
Sumando al otro lado del Rin  al bloque españolista vasco, que con tal de arañar, pactarán de nuevo con los herederos de los que mataron a sus abuelos, todo vale a la hora de controlar Navarra.

Dios nos pille confesados, ante lo que se nos avecina. Nosotros los navarros, no vamos a votar, puesto que esas elecciones son impuestas  igual que las cadenas del escudo.
Los resultados no nos acercaran a la soberanía, sino a la ratificación del poder español sobre nuestro pueblo.

No reconocemos su democracia vertical injusta y antidemocrática, ni su sistema liberal corrupto, donde consiguen los bancos comprar las voluntades y las frases de los presidentes de gobierno, que priorizan defender  los intereses de   los grandes bancos,  antes que las casas de las familias  humildes, en las cuales suele haber normalmente  hasta ancianos y niños.

No hay comentarios: