jueves, 1 de marzo de 2012

Hordago Nabarra 59


Nosotros seguimos día a día empeñados en seguir construyendo nuestra realidad propia, nuestra ideología propia.
Estamos obligados a seguir luchando, gracias a un instinto que recogimos en el mismo momento de nuestro nacimiento, el sentimiento de pertenencia a esta tierra.
Y esta tierra y todo lo que nos proporciona, nos obliga a tener que seguir defendiéndola, en este caso con nuestras armas que son, nuestra voz y nuestra razón.

Esta razón, plasmada en nuestra milenaria historia,  está de nuevo repitiendo como ruleta del destino, las mismas circunstancias que han rodeado el devenir histórico de este pueblo, plasmándose en las continuas conquistas y posteriores resistencias.
De nuevo el escenario y la oportunidad histórica de liberación de este pueblo, ha vuelto a resurgir desde la piedras de nuestras fortalezas, con el nombre de nuestro viejo estado conocido en Europa como Nabarra.

Las posibilidades que nos da recurrir a Nabarra como concepto político de choque frente al imperialismo fraco-español, es la única garantía que nos podrá proporcionar la tan ansiada independencia.

Este pueblo, y la obligada autoorganización a la que nos va a arrastrar la crisis que estamos padeciendo, por nuestra pertenencia a España y Francia, va a ser la oportunidad histórica que este pueblo llevaba esperando.

La crisis nos va a empujar hacia la autoorganización, nos va a sacar a la calle, que mejor momento este, para invertir los términos y centrar en esa lucha colectiva, el estado como único e ineludible objetivo.
Una vez recuperado nuestro estado, seremos nosotros los dueños de nuestro futuro y aplicando nuestras ancestrales leyes basadas en el Derecho horizontal Pirenaico, nuestro auzolan, conseguiremos redactar entre todos, un constitución, justa y verdaderamente democrática, donde la colectividad  y el pueblo que representa, sea el centro de poder y decisión. Las instituciones nabarras al servicio del pueblo nabarro. Los funcionarios del estado, al servicio del pueblo. Las cortes nabarras recuperadas, para cumplir, gestionar y llevar a cabo, las demandas que el pueblo precisa para su bienestar.

Todo hecho a nuestra forma, con nuestra manera de ser, al contrario de cómo lo conocemos hoy. Otra realidad, la realidad Nabarra y euskaldun.
Otro mundo es posible y Nabarra aglutina todas las esperanzas y objetivos de cambio que el sistema y el pueblo demanda. Ahora te toca a ti decidir, seguir debajo de España o vivir dentro de Nabarra.

Este ha sido un programa más de la radio nacional de la Nabarra libre.
Una radio libre, para liberar un país ocupado. Esto ha sido HordagoNabarra.