martes, 1 de mayo de 2012

España ya no es un chollo.



Corren malos tiempos para los defensores de la pertenencia de los nabarros a España.
Ese poderoso señor llamado Don dinero, esta dejando en pañales los argumentos unionistas que generaciones de vascos y navarros han defendido junto a sus intereses, para mantener la labor de pertenencia a los poderes españoles.
El trabajo colonizador, siempre precisa de autóctonos para poder realizarse, pero la crisis y nuestra pertenencia a España  insistimos, está quitando las caretas de los pro-españoles,  además de tocarnos de lleno en nuestro corazón financiero familiar.

Las empresas navarras, que han basado sus beneficios en las ventas a España, están cayendo las primera en el debacle económico que la pertenencia a la  corona representa. Las que se salvan sobreviven e incluso progresan gracias a las ventas en el exterior, es decir Fuera de España. La comunidad Foral, líder en el colaboracionismo con la Corte, ha entrado en recesión, es decir, que su pertenencia a la corona de España ya no es tan beneficiosa.

Estos argumentos económicos, también desnudan, a los que de nuevo han iniciado el camino de retorno a la institucionalización española. Mantener las instituciones autonómicas españolas en suelo Nabarro, es también un mal negocio y un camino erróneo, para salir de la crisis.

No se libran los sindicatos, que ayer celebraron el 1 de mayo y que organizaron una huelga   que no cambio nada  y que fué  la antesala, de los mayores recortes de la historia de este falso estado democrático llamado España.
Colaborar con el capitalismo y a la vez intentar cambiar la forma de ser de un estado imperialista capitalista,  hace que la contradicción   inavitablemente se imponga.

Ahora más que nunca, es el momento de que Nabarra como símbolo, sea el argumento que todos los que estamos sacudidos por la crisis española, utilicemos para salvarnos de este hundimiento que nos arrastra perteneciendo a España.

Conozcamos la historia para unirnos a ella y recordar, que la unidad en momentos de crisis, ha sido la estrategia que este pueblo ha desarrollado durante la historia para sobrevivir, y veamos estratégicamente posible, construir unas mayorías  en torno al concepto político de  Navarra como Estado.

La historia y esta decisión estratégica llamada Nabarra, unirían de facto, a los miles de riojanos que viven en Euskadi o Navarra, a los burgaleses que trabajan en alaba o Vizcaya, a los miles de navarros que confiados, pensaban que la unión del pueblo nabarro nació para defender a Navarra.

Con estos miles de votantes que el enemigo se apunta en sus partidos, más los sentimientos independentistas de la izquierda abertzale, más los  militantes del PNV que si sienten la independencia,  unidos al concepto históricos que todos compartimos  llamado Nabarra y al potencial económico que podemos desarrollar, nos darían las mayorías y por lo tanto la fuerza necesaria, para encauzarnos en un común objetivo, ser un estado, recuperado y controlado por el pueblo y que garantice los derechos sociales y  el bienestar de sus ciudadanos.