jueves, 17 de mayo de 2012

Nabarra contra el Imperialismo Capitalista.



Nosotros creemos que el objetivo de la recuperación del Estado de Nabarra es posible y por ello nos estamos armando ideológicamente, para poder desarrollar y demostrar estas ideas tan aparentemente novedosas, que se esconden tras la idea de recuperar Navarra. 

 Tuvimos una sociedad diferente y libre políticamente que siempre se diferenció de los pueblos fronterizos que nos ansiaban. Han pasado los siglos y pese a estar conquistados, seguimos marcando diferencias y en este caso son estadísticas, las que demuestran que aquí, tenemos otra manera diferente de entender la vida y las relaciones sociales y económicas. 

Como nabarros renegamos de las instituciones impuestas por el ocupante, pero también renegamos de su sistema económico capitalista diseñado para garantizar la supervivencia del imperio y de sus castas protectoras españolas, vascas o navarras. Renegamos de las condiciones inhumanas de este sistema económico que choca frontalmente con nuestro derecho jurídico pirenaico, que promulga el igualitarismo y el humanismo como piedras angulares.
 Por lo tanto, rechazamos todas las políticas económicas que aprovechan nuestro trabajo y nuestro sudor, para perpetuar la ocupación de nuestros territorios y nuestra vida diaria. 

 La colonización de Navarra como expresión de represión económica e institucional esta diseñada con un solo objetivo, mantener y diluir en el tiempo las soluciones, para mientras tanto seguir afianzándose en nuestras vidas y controlar todo lo que represente la vida politica de nuestro ocupado país. 

 Para ello, y lo repetiremos hasta aburrir, siempre será necesaria la colaboración de gente de nuestro pueblo para que el colonizador pueda conseguir sus objetivos. Sin esta colaboración que afecta a las clases empresariales, medios de comunicación, asociaciones políticas y sindicales, fuerzas policiales etc., sería imposible mantener a un pueblo subyugado. Hay que crear nuevos resortes sociales y un nuevo tejido político, educativo y económico al margen de lo establecido. 

Hay que pensar en ser un estado si pretendemos conseguirlo y hay que empezar a quitarnos la influencia española y cambiarla por la nuestra propia, la manera de ser Navarra. 
Navarra, donde la utopía puede dar paso a la realidad.