lunes, 30 de julio de 2012

Alegría Dulantzi.Nabarra

 Declaración que ha suscrito el Ayuntamiento de Alegría-Dulantzi con los votos en contra de PP y PSOE.

Declaración Institucional

El consistorio de Alegría-Dulantzi, como representante de sus ciudadanos y
ciudadanas, desde el conocimiento de nuestra historia, quiere hacer esta
declaración institucional, con el fin de ayudar a fortalecer nuestras raíces y
seguir dando nuevos brotes de vida para continuar SIENDO.

Ante el 500 aniversario de la conquista del reino de Navarra por parte de
Castilla, queremos recordar que antes que esa se dieron otras conquistas
y las queremos recordar en su conjunto, ya que son el origen del
conflicto político que padece nuestro país.
La tergiversación de la historia y la manipulación de la memoria histórica,
fruto de la colonización cultural a la que hemos sido sometidos, nos han
hecho olvidar que nuestro origen político y nuestra identidad nacional
emanan de nuestra antigua pertenencia al tronco común de Vasconia,
del que surgió la realidad estatal de Navarra.

La población vasca reside en estas tierras de la Llanada desde mucho
antes de la aparición de Castilla en la historia. La autoridad de Castilla
sobre nuestro País no fue natural o consentida, sino producto de la
guerra de conquista del año 1200, en que Alfonso VIII ocupó la parte
occidental del Reino de Navarra y sus castillos, con Vitoria, Trebiño,
Gebara, Zaitegi, Aitzorrotz, Getaria, San Sebastián, etcéctera, como
explica el propio Alfonso VIII en su testamento de 8 de diciembre de
1204, “desde Puente Araniello hasta Hondarribia”.
Previo a esa fecha, la población vasca, incluida la Llanada de Álava,
estaba organizada para su convivencia y defensa, en el reino de
Pamplona primero y de Navarra después.

Por ello queremos declarar que nuestra identidad es vasca, nuestra
lengua y cultura vascas, y nuestra presencia en el mundo, en el
escenario internacional, como vascos que somos, sólo se ha realizado en
el reino de Navarra.

Que sólo la guerra y la violencia han frustrado nuestro libre desarrollo
como pueblo, y que nos adherimos a un futuro en libertad, en el
contexto internacional, en una nacionalidad equivalente a la navarra de
la que fuimos arrancados.

Denunciamos las sucesivas conquistas castellanas, de la que la de 1512
no fue sino un episodio más, y declaramos solemnemente que nuestros
pueblos se organizaron políticamente dentro del reino de Navarra, siendo
la ciudadanía navarra, entendida como expresión política de la nación
vasca, la depositaria de su soberanía.