sábado, 12 de enero de 2013

Vuelve Hordago Nabarra. La radio libre de la Nabarra ocupada.



Hoy comenzamos un nuevo año, pero nosotros los navarros continuamos obstinadamente reclamando y exigiendo que se nos devuelvan  todos los territorios, todo el patrimonio histórico, todos nuestros montes y caminos, todas nuestras fronteras en definitiva, recuperar nuestra nación para poder ser libres.

Pero antes de  conseguir este objetivo, inalcanzable para los colaboracionistas, debemos a nivel personal  tener que luchar para ser nosotros mismos libres.
Cambiar nuestros hábitos, nuestros pensamientos, nuestra resignación, nuestro complejo de inferioridad.

Comenzar una batalla interna y externa de descolonización paulatina, de desconexión frente a la lógica que nos impone el ocupante con sus medios de comunicación. Un rechazo a todo lo que nos venga desde el exterior, desde sus periódicos, su justicia su democracia y todo el poder que a escondidas, nos aplican sin piedad a diario.

No vivimos en un país de maravillas, el poder disfraza su presión y la suaviza para que nos sintamos incluso a gusto,  como nuestros  representantes políticos vascosgandos.

Como repite Joseba Ariznabarreta ; nos dicen que tenemos democracia, que tenemos nuestra policía, que tenemos un gobierno y un autogobierno, que podemos elegir a nuestros representantes etc. etc.…….

Todo un engranaje montado y organizado para perpetuar la ocupación y división entre  los territorios de Navarra y el ejemplo es la misma realidad, Euskadi, Rioja, Navarra, Aragón, Burgos, esto solo dentro de España y al otro lado casi  sin divisiones, Pirineos Atlánticos y una folclórica cote basque.

Acción y consecuencia, ocupación es la dominación, Esto es Navarra en este comienzo del 2013 una panorama de crisis como consecuencia de la ocupación y los navarros sin brújula en la vía institucional y si fuerzas ni ilusiones para poder cambiar la realidad que orquestan los países ocupantes.

Pero afortunadamente  el concepto político de Navarra  apoyado en su historia, esta conformando un nuevo pensamiento que por el momento se ve reflejado en un movimiento ciudadano que poco a poco va haciéndose más visible y que esperemos que lo más pronto posible, sea capaz de aglutinar a  todas las sensibilidades nafartzales, para crear una institución propia que con su autoridad, de comienzo oficialmente la desconquista de los territorios de Navarra.

Culturalmente, en estos últimos 20 años se ha avanzado lo inimaginable en la recuperación de la memoria histórica de Navarra, ahora ha llegado el momento de aparcar de momento  la  historia y pasar a la política propia, el único terreno de juego donde se consigue la independencia. Esto es Hordago Nabarra.