lunes, 13 de mayo de 2013

Reconocer los errores premisa para la liberación.

Todos sabemos que  a nadie nos gusta que nos digan, que nos hemos equivocado y  encajar las críticas es bastante difícil, pero también todos sabemos que sin la autocrítica nunca se podrá solucionar un problema.
Este pueblo cargado de razones para conseguir su libertad es preso de su propia lucha por alcanzarla y todos los presumibles avances que se realizan con la espontaneidad y la imaginación en los actos que se organizan, se vuelven contra el mismo, en forma de dogmas que no se pueden mover y  nos llevan a ninguna parte.
Sabino Arana hablaba de pacto con la Monarquía española y esta idea transformada en dogma se muestra inamovible a lo largo de los años. Todos los agentes que han intervenido en el conflicto político que nos amarra, han basado toda su estrategia en llegar a un punto de encuentro con nuestros conquistadores, para crear espacios de convivencia y respeto. De nuevo las frases venidas de los seminarios se siguen repitiendo, mientras nuestros conquistadores, siguen saqueando nuestros bolsillos con el permiso de los autóctonos colaboradores.
No habrá nunca auto gobierno, ni gobierno vasco, ni normalización política, ni democracia, ni paz, ni libertad, hasta que las instituciones españoles y franceses abandonen todos nuestros territorios junto con sus ejercitos de funcionarios y militares.
Este pueblo sigue sometido a la violencia de los estados imperialistas ocupantes de Navarra. Privado de sus instituciones, de su ordenamiento jurídico pirenaico, de su democracia de su paz y de su libertad. Controlado por ejércitos, policías, jueces y políticos, autóctonos o extranjeros.
Mientras unos se creen este montaje del buen rollito, la normalización politica, lo de todos los derechos para todos etc. que se está instalando en nuestro país, en las cloacas del estado español, se sigue diseñando estrategias para seguir oprimiendo a este pueblo y acabar con el .
Ellos no han cesado la lucha armada, ni han pedido perdón por el daño causado, ni van a entregar las armas. Ellos no se mueven de los territorios ocupados. Ellos lo tienen claro esto es España por sus cojones y por la gracia de Dios y mientras, algunos llamados independentistas vascos fichando todos los días a la entrada de las instituciones españolas, ubicadas unas en Madrid y otras en Logroño, Vitoria o Pamplona.
Nosotros no reconocemos, ni pedimos perdón, ni respetamos, ni aceptamos, nosotros somos soberanistas navarros, de la Nación Libre de Nabarra