martes, 15 de octubre de 2013

La hora del pensamiento. Ideología propia.

Un gran fallo del ser humano en general es la falta de auto crítica. A nadie nos gusta escuchar lo que hacemos mal y las verdades no suelen sentar nada bien.
Este pueblo, el navarro, no es una excepción y todos los vascos nos alteramos cuando nos cuestionan nuestra opiniones.
Muchas de nuestras impresiones, pensamientos y opiniones tienen una naturaleza emocional, que nos hace sacar nuestros sentimientos a la hora de hablar de política.

Esto ha sido así durante muchos años, pero los acontecimientos que se van sucediendo, con las repercusion de la crisis española en nuestros bolsillos, nos obliga si queremos salir de esta, primero a la auto crítica y luego a dejar aparcadas la emociones y dar paso a la política.
Hay una frase que se me acaba de ocurrir que me parece demoledora y clasificadora para que todo el mundo se entere donde estamos metidos.
Tu podrás pasar de la política pero la política nunca pasará de ti, porque te necesita”.
Ha llegado el momento de reconocer nuestros errores, y no hablo de pedir perdón, sino de analizar fríamente la carencia de una ideología propia en el pensamiento de este pueblo.
El imperialismo nos ha otorgado la vitola de vascos y nosotros nos lo hemos creído. Nos ha dado una televisión vasca, un gobierno vasco, un defensor del Pueblo Vasco, una universidad del país vasco etc. pero el resultado real no es que tengamos una televisión vasca sino al contrario, una televisión española como todas la demás, no gobernamos nuestro pueblo sino que tenemos un Gobierno que trabaja para España. No tenemos una universidad que enseñe en clave de país vasco, sino una cantera para que nuestros estudiantes trabajen en las empresas españolas y así una institución tras otra.



Queridos vecinos, ha llegado el momento de pensar por uno mismo, de analizar todas las informaciones que recibimos, de leer lo que se esconde en los mensajes que escuchamos y saber distinguir quien miente y quien dice la verdad

La política no pasa de nosotros y se demuestra en la gasolina que pagas, o la luz que consumen o el valor o precio de tu vivienda. Es la política de otros la que decide como vas a vivir, la que controla tu realidad, tu día a día.
Al igual ocurre con el pueblo navarro, controlado, dirigido, expropiado, expoliado por los imperios francés y español........ Esto si es una realidad, tu libertad es mentira.

Por eso ha llegado el momento de que nosotros controlemos la política como el arma que nos puede traer la libertad con la reinstauración del Estado Navarro.
Demostrado está que ha de ser el pueblo el que tome las riendas de nuestra propia política, puesto que estamos siendo testigos de las piruetas que realizan algunos, vestidos de independentistas un domingo y pactando con las fuerzas españolistas al lunes siguiente.

Este país tiene la política que el imperialismo español nos impone y escuchadas las declaraciones que a diario nos presenta los llamados políticos, cada vez es más evidente, la falta de ideología nacional propia en los autodenominados lideres políticos vascos.
Declaración tras declaración se observa con nitidez la contradicción, la falta de ideas nuevas, el encastillamiento en los dogmas, la confusión en los objetivos, y la nefasta participación en las instituciones del ocupante.

Ninguno de los partidos llamados a la liberación de Euskal Herria o Euskadi tiene en este momento la legitimidad para liderar ningún tipo de vía o nuevo marco para este pueblo. Día a día se van desacreditando con sus hechos y es el momento de que nos paremos a pensar que estamos haciendo jugando a ser buenos con la bestia.

El pueblo es un shunami que bien dirigidas sus fuerzas, pueden conseguir y de hecho siempre ha conseguido, los cambios en las sociedades. Seamos conscientes de que ha llegado la hora de pensar como independentistas y actuar como independentistas o de lo contrario el Estado enemigo español y francés, continuará con su rodillo de aniquilamiento político y culturar contra el pueblo más antiguo de Europa.
Esto ha sido Hordago Nabarra Agur.



Nos creemos vascos, pero votamos en las elecciones españolas, nos sentimos vascos y sábado a sábado vamos a comprar loterías españolas, para darles más y más dinero para que ellos lo despilfarren. Vemos una televisión en euskera que habla siempre de España como las televisiones españolas, las mismas noticias. Nos creemos Republicanos Vascos y estamos deseando ganar la copa del Rey Español. Contradicción tras contradicción.

Nos tienen colonizados queridos vecinos y no nos hemos dado cuenta. Solo nos dejan a nivel testimonial y folclorista nuestra pertenencia a este pueblo y mientras ellos siguen su incansable trabajo de aniquilamiento cultural y político de este pueblo.
Ese es el objetivo del imperio y demuestra que las estrategias de reconocimiento, de convencimiento, de encandila miento hacia el enemigo, solo sirven para debilitar más el poder que tiene este pueblo,